ANALYS:

Las elecciones en Perú se convirtieron en un fuerte “vayanse al carajo” a los políticos

El candidato presidencial Pedro Castillo durante una campaña electoral en Chota, Perú. El 6 de junio este año se enfrentará a Keiko Fujimori en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Foto: AP/Martin Mejía

ANALYS

Dela på facebook
Dela på twitter

Las elecciones en Perú se convirtieron en un fuerte “vayanse al carajo” a los políticos

Vayanse al carajo a los políticos por la corrupción y la incapacidad para resolver los problemas del pueblo. Así es como se pueden interpretar los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales de este domingo en Perú. Dos outsider ahora avanzan a la segunda ronda. Un maestro desconocido de izquierda, Pedro Castillo, que recibió 19% y la populista de derecha Keiko Fujimori, temida por el establishment, con 13%.

Por Fransisco Contreras

PERU El Perú vive desde hace varios años una crisis política sin fin. Todos los presidentes de 1998 a 2020 han sido acusados de corrupción. Cinco de ellos han sido condenados a prisión, uno se suicidó cuando iba a ser arrestado. En los últimos cuatro años, Perú ha tenido cuatro presidentes.

A Castillo y Keiko le siguen un grupo de 14 candidatos de todo tipo de partidos tradicionales que recibieron entre 0,3 y 11%. En tercer lugar quedó el propio «Bolsonaro» de Perú, el candidato del Opus Dei, López Aliaga, con 12%. Están los candidatos de los poderes fácticos como Hernando de Soto, gurú neoliberal de renombre mundial de Macron, Reagan y Thatcher, que quedó en 11%. El favorito del establishment mediático, Yonhy Lescano, obtuvo 9%, un futbolista internacional apoyado por la derecha brasileña, George Forsyth obtuvo 5%.

A Castillo y Keiko le siguen un grupo de 14 candidatos de todo tipo de partidos tradicionales que recibieron entre 0,3 y 11%. En tercer lugar quedó el propio «Bolsonaro» de Perú, el candidato del Opus Dei, López Aliaga, con 12%. Están los candidatos de los poderes fácticos como Hernando de Soto, gurú neoliberal de renombre mundial de Macron, Reagan y Thatcher, que quedó en 11%. El favorito del establishment mediático, Yonhy Lescano, obtuvo 9%, un futbolista internacional apoyado por la derecha brasileña, George Forsyth obtuvo 5%.

Los medios desplegaron una contracampaña sucia y brutal acusandola de terrorista y de querer convertir al Perú en Venezuela. La izquierda cree que los medios deliberadamente le dieron a Pedro Castillo mucho espacio en las últimas dos semanas para quitarle votos a Veronika Mendoza. Y la última semana perdió mucho apoyo, especialmente en las zonas rurales. 

Voces críticas dicen que Veronika Mendoza y su coalición de izquierda Juntos por el Perú apelaron principalmente a la clase media de Lima y carecían de lo que Castillo tiene, apoyo en la población rural. Y que en el sprint final bajó el tono del radicalismo y fue percibida cada vez más como parte del establishment.

Castillo logró canalizar la ira del «Perú profundo» hacia el establishment y los políticos. El maestro rural Pedro Castillo, que asistía a los mítines electorales con sombrero de vaquero y a caballo, era prácticamente un desconocido. Las encuestas de opinión de marzo le dieron un 2% y seis días antes de las elecciones un 6%. Apenas era visible en las redes sociales con 273 seguidores en Instagram, 567 en Tik Tok y sin página Fanpage en Facebook.

Su mensaje es sencillo: la instalación de una Asamblea Constituyente para redactar una nueva constitución y reemplazar la constitución autoritaria del ex presidente Alberto Fujimori, nacionalizar las industrias en sectores mineros, gasíferos, petroleros, hidroenergéticos, aumentar la financiación de la educación hasta 10% del PIB, revisar los tratados de libre comercio y fortalecer los gobiernos regionales y municipales.

Pero con sus opiniones reaccionarias, Castillo apela también a los grupos conservadores. Se opone a la ley del aborto y al matrimonio entre personas del mismo sexo, quiere eliminar el enfoque de género en la escuela y aboga por la pena de muerte por corrupción. Estas posiciones de Castillo hacen vacilar a la izquierda, que se siente también intimidada por sus conexiones con el maoísta Modavef, heredero de la guerrilla Sendero Luminoso. 

La segunda opción en la segunda vuelta es el fujimorismo autoritario. Pero Keiko Fujimori, que ganó por el flanco de derecha, puede que no llegue hasta las elecciones en junio. Está siendo investigada por corrupción y blanqueo de capitales durante las campañas electorales de 2006 y 2011 y ya ha pasado 13 meses en prisión por ello. Es hija del ex presidente autoritario Alberto Fujimori, quien cumple una condena de 25 años de prisión por abusos contra los derechos humanos. 

Este es su tercer intento de convertirse en presidente. Previamente, la derecha establecida ha logrado esquivarla. Es neoliberal en materia económica, quiere reducir impuestos, privatizar el sistema de pensiones y desregular el sector minero. Y es conservadora en asuntos sociales, aboga por la pena de muerte para los violadores, el trabajo forzado para los presos y que los pandilleros y drogadictos sean obligados a ingresar en el ejército.

El 6 de junio, los peruanos elegirán entre Castillo y Keiko. La mayoría cree que la derecha se unirá para votar por Keiko y que los medios de comunicación lanzarán una campaña de desprestigio contra Castillo para asustar a la clase media urbana.

Al mismo tiempo, la izquierda amplia y dividida es muy escéptica con respecto al maestro de escuela primaria por sus opiniones conservadoras. La esperanza para Castillo es que la población rural vuelva nuevamente a mandar al carajo a los políticos y al establishment.

Dela på facebook
Dela på twitter